27 mayo, 2013

Comenzar de nuevo - Parte I

Una historia que viene de ACÁ (Recomendación: leer antes de emprender esta nueva aventura) que fue la historia por la cual nació el nombre de este blog y que cautivó durante unos meses a varios lectores. Espero esta le enganche tanto como la anterior.
Tal como la anterior, tenga en cuenta que es una historia narrada en primera persona pero que nunca sabremos si algún día pasó.
-  -  -

Terminé de escribir la historia de  nuestro amor en este viejo bloc que había comprado para hacerte esa carta que ya no debe ni existir, había sido un trayecto largo y turbio rumbo al viejo continente... rumbo a esa nueva vida que tenía que hacerme con solo sus recuerdos y mis ganas de salir adelante a pesar de la adversidad. 


Al comienzo nada tenía color. Había llegado a la ciudad del romance, a la ciudad del amor y estaba completamente solo. Paris se veía lúgubre y triste, era difícil, me fui solo. Ni familia, ni amigos, ni ella.  Estaba allí abatido por el amor, pero habìa tenido la oportunidad de irme con un trabajo promedio. Algo era algo.

La conseguida de apartamento no fue tan complicada, había recurrido a una amiga de un amigo que vivía allá. Su nombre, Andrea, era Argentina y  además de estar buenísima (churra) me ayudó bastante a comenzar con un nuevo entorno, nuevos amigos y nuevos espacios. Espacio ideal para olvidar tanto sufrimiento. Pero fue muy difícil, no había momento en que comenzara a hablar con alguna vieja, coqueteo va, coqueteo venía y en el momento menos esperado, zas, la imagen de Clara en mi cabeza que terminaba por enfirar todo con la persona con la que estaba y lo que me llevaba a salir del sitio donde fuera. Así pasó una  y mil veces...

Una tarde de primavera, recuerdo que ya tenía un smarthphone, iba en el metro de mi trabajo a la casa, de  repente siento que entró un correo electrónico. Saqué el celular de mi bolsillo y vi la notificación de correo electrónico, era de Clara... Yo ya estaba cerca de la estación de bajada, pero no podía de los nervios de recibir este correo, el corazón se me comenzó a acelear y  gracias a esos benditos nervios no pude ni ponerle la clave a mi celular, uno, dos intentos y pensé, tengo que calmarme, respiré ondo, miré hacia arriba, bajé de nuevo la cabeza hacia el celular y  puse la clave lentamente, el celular se desbloqueó y fui a la aplicación de correo electrónico, la abrí  y preciso el metro se detuvo. Tengo que bajarme y caminar por calles oscuras para llegar al apartamento donde estaba viviendo, por lo que o lo leía en la estación o me esperaba hasta llegar a la casa. Bajé con la multitud del metro y en la estación lo pensé y tomé la decisión...

Continúa acá

2 comentarios:

  1. Mierda!!! se va a botar al tren o que??
    fuckkkk! y ahora?

    ResponderEliminar
  2. Luego de 3 años... De llorar, de sufrir, de alegrarnos con la historia... Volvemos!

    ResponderEliminar