15 marzo, 2010

Bodas de Oro – Parte III

Salimos en el peugeot, mis viejos irían por mis abuelos y nosotros rumbo a usaquén donde sería la misa. Una iglesia en la que en lo particular a mi me gusta muchísimo, pues es pequeña y tiene detalles de época que la hacen el lugar perfecto para presentarle a Dios una nueva unión en matrimonio. Allí cuando llegamos ya habían algunos invitados, saludamos y a medida que pasaba el tiempo llegaban más y más. En total eran 90 invitados. Todos y cada uno familiares y conocidos de mis abuelos.


Llegaron mis papás, mis tios y mis abuelos. La entrada debería ser generacional, yo quería solo entrar con Clara, pero me tocó también llevar de gancho a mi hermana. Sonando la marcha nupcial comenzó el recorrido la pareja mayor. Y detrás mis padres, mis tios y por último nosotros, mi hermana a la derecha y Clara a mi izquierda. Cuando comenzamos a caminar por el medio de la iglesia miré a Clara y sonreímos juntos. Esa sonrisa con la que entendíamos que esto era lo que queríamos para nuestras vidas. Entrar en la iglesia, con toda nuestra familia reunida (la de Clara y la mia), ella de vestido blanco y yo esperándola con un traje negro en el altar. Oír la marcha nupcial y verla entrar para que al llegar a su destino, a mi lado pudiéramos cerrar nuestra relación con la bendición de Dios.


Tomados de la mano comenzó la misa. Yo creo que los dos pensábamos en ese momento que nos tocara a nosotros estar frente a ese altar, los dos teníamos ese momento en nuestros anhelos. Yo hice un traslado e imaginaba que eramos nosotros, deseaba por que ese momento nos llegara pronto a Clara y a mi. La misa fue una maravilla. Mis abuelitos sonreían y no paraban de voltear a mirar donde estábamos todos sentados. Se veían espléndidos.


Terminada la misa, la reunión que teníamos organizada era cruzando el parque, bajamos a pie tomados de la mano junto con Clara, todos los invitados deberían entrar y tomar asiento para el momento en el que nuevamente la familia entrara. Y ya todos en sus mesas comienza a sonar el saxofón contratado para esta velada. Entraron mis abuelos, luego mis padres, mi tio con mi hermana y mi tía y por último Clara y yo. Todos nos aplaudían y saludaban a las parejas formadas. Saludamos mesa a mesa y comenzó el vals que se baila de recién casados. Rotamos las parejas, pero en este momento tuve que entrar junto con mi hermana, ella bailó con mi abuelito y yo con mi abuelita y todos nuevamente aplaudían. Llegó la cena, el trago y la pachanga. Se pasó buenisimo. Claro yo por dentro no dejaba de recordar que Clara, no tenía sus tangas (Uhm, como no desconcentrarse cada segundo con ese pensamiento?).


Tomamos fotos y justo en las que salíamos los dos, ella se hacía frente a mi, ponía su cola en mi regazo y claro, pasaba lo inevitable: volteaba a mirarme, me lanzaba su sonrisa y esos ojos me observaban con tal picardía que me hacía sonrojar. Ella lo estaba disfrutando, ver mi cara de deseo y confusión por no estar en el lugar indicado. Dios.


Comenzaron a bailar, mi madrina se emborrachó por que estaba de pelea esa noche con mi padrino. Él hacía caso omiso y bailaba con diferentes parejas. Todos bailaban, yo lo hacía con Clara. Bailar con ella era delicioso. Siempre lo fue, pero esa noche, poner la mano en su cintura y no sentir las tangas, carajo de verdad no me podía concentrar. Un primo mayor, de hecho primo de mi mamá sacó a bailar a Clara, para mi fue normal. Yo me levanté al baño y allí oí a los otros primos mayores decir entre ellos conversaciones fuertes sobre lo hermosa que se veía Clara. Y si ese era el pensamiento de ellos. Me dió mucha piedra haber oído eso y que precisamente estuviera bailando con uno de ellos. Los dejé bailar tranquilos, pero no les quité la mirada de encima. Clara volvió a la mesa y me preguntó si me pasaba algo, claramente ella notaba en mi rostro que algo había pasado. Yo no le podía decir lo que había oído, por lo que quedé como el novio celoso que nisiquiera permitió que el primo bailara con ella. Fue una pequeña pelea, pero que bailando y con un beso fue solucionado. Aunque la rabia con esos primos persistía y ella nunca se enteró de esa conversación con la que yo me había topado, su idea siempre fue que ahí, esa noche, comenzaron a aflorar los celos por ella.


Pasó la noche y no la volví a soltar, bailamos juntos todo el tiempo. Y así hasta el amanecer que duró la fiesta. Muchos se fueron bien tomados y mi familia cercana comenzaba a tomar, por lo que decidimos terminar la rumba en mi casa. La excusa perfecta para dormir por lo menos en el mismo cuarto, pues ellos afuera hacían ruído y todos los demás cuartos estarían llenos. Así que esa noche sleeping bag al piso de la cama donde dormía en mi casa Clara. Cerramos la puerta y pasó lo que debía pasar lo que quedaba de la noche. Dormimos.

13 comentarios:

  1. obvio los celos, hay comentarios que asi vengan de los primos no deben hacerse..

    ella debio entender, de vez en cuando es bueno que lo celen, ojoo, solo de vez en cuando, asi se siente uno inportante, ya cuando se vuelve el pan de cada dia se hace insoportable..

    me imagino tu cabeza en otro lugar todo la noche.. que juego tan excitante

    ResponderEliminar
  2. Vaya que combinaciòn!! Toda la familia y esas ganas reprimidas!!!!!! Muy sexy todo!
    Los celos, eran apenas normales, sobre todo porque imagino las ganas de darle en la jeta a quienes hablaban fuertemente de la mujer que era tu amor! Eso molesta, claro!!!!
    También creo que la rabia y las molestias se anulan con un beso, màs aun si este se da bailando!!!
    Maravillosa recreación de los hechos!!
    Divino el tema de la iglesia!!!
    Love this post!!!

    ResponderEliminar
  3. Ahhh q tierno lo de las miradas en la igle!
    Y sí eso esta bn qlo celen, bacano porque fueron celos controlados, pero a la vez supongo que se siente muy bien que de la mujer q está al lado tuyo, otros la elogien!

    ResponderEliminar
  4. por tu culpa me he trasnochado, pero debo decirte q valio la pena, me encantó, me removio sentimientos, casi muero de la ternura!!!

    ResponderEliminar
  5. OMG !!!
    esta historia cada vez mejóra !!!
    :)
    estar con la familia!! y con ese deseo que debió ser reprimido!!!

    SUPER ese sentimiento compartido en la iglesia !!!
    :)

    rápido!! el otro post!!!
    :D

    ResponderEliminar
  6. Cómo decribes la sensación en la Iglesia de como imaginabas estar en ese altar con Clara es lo máximo. Creo que más de uno a imaginado ese momento perfecto.

    Clara sabia perfectamente como seducirte y tema de las tangas fue lo máximo.

    Era obvio que después de tanto tiempo juntos se sientieran celos, cuando uno ama siempre le molesta oir comentarios de su pareja. Además que la molestria era por ellos, más no por una acción de ella, así que esos celos osn chéveres y validos cuando se saben manejar. Y obvio ella debía entender eso.


    Quiero YAAAA el siguiente POST... Excelente Cami!

    ResponderEliminar
  7. La iglesia es hermosa, pequeña llena de detalles que la hacen perfecta para una boda. Tu estabas muy lindo, te veias muy bien y tambien eras una tentacion para clara. La forma en que se miraron, fue justo asi, eso pensaron, que querian pasar el resto de sus vidas juntos, con eso soñanaba clara. Una de las mejores partes de esa noche fue el momento de los votos, lo recuerdas? .... Por que nunca le dijiste lo que habia sucedido en el baño?

    ResponderEliminar
  8. De muerte lenta!
    Una mezcla de sentimientos increible....Primero la emoción del momento, es la renovación de amor entre dos personas muy especiales para Camilo y segundo las ideas y los sueños que en ese momento se generan para los dos.

    ResponderEliminar
  9. divino todo... la iglesia ese ambiente que se da alla.. y que compartieran el mismo pensamiento!!!
    Comprendible esos celos... claro como no sentirlos al escuchar semejante comentario!!

    Como siempre linda historia!!!

    ResponderEliminar
  10. La descripcion de los detalles, esa manera de transportarnos y vivir con los protagonistas esta historia, es lo que la hace especial..ahora el detalle del vestido, las ganas reprimidas, ese picante que le imprime accion a el romance, excelente

    ResponderEliminar
  11. wow! ♥ el amor!!!!! Tan bonitos, por qué no aprovecharían pa casarse de una vez jijiji... por algo sería.
    Celos, celos lo que no puede faltar y lo inevitable.. Ja, imposible no sentirlos.
    Bello, romántico y divertido como siempre, me encantaaa este historia!!!!

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Por Dios!!, cada vez me enamoro más de esta historia y, no me preguntes por qué pero siento cerca su final.

    ¿La Iglesia es la de Santa Bárbara en Usaquén?

    ResponderEliminar
  13. ME ENCANTO!!
    Q MOMENTOS TAN FANTASTICOS Y ESPECIALES COMPARTEN ESTOS PERSONAJES, COMO POR EJEMPLO SABER Q QUIEREN LLEGAR AL ALTAR PARA Q DIOSITO LOS BENDIGA CON LA UNION MATRIMONIAL Y Q AL IGUAL Q LOS ABUELITOS RECORRAN UN CAMINO DE AMOR JUNTOS HASTA SU VEJEZ.

    Q HERMOSA HISTORIA !!
    GRACIAS!!.. POR ESTE POST.

    ResponderEliminar