03 febrero, 2010

La tercera cita – Parte IX

Finalmente caímos en los brazos de morfeo. Esa mañana siguiente con mi familia todo fue lleno de sorpresas, de regalos y de muchas sonrisas. Yo estaba completamente feliz, estaba con los seres que más amo en esta tierra. Mi familia y ella.


Luego de un buen almuerzo a las afueras de Bogotá, volvimos a casa y estuvimos en la celebración organizada por mi padrino (él cumple el mismo día que yo cumplo). Nos partieron ponqué y la pasamos como nunca al lado de toda la familia extensa. Ella estuvo sociable y aunque hubo momentos en el que me tocaba sentarme lejos de ella, nuestras miradas decían todo lo que por dentro pensabamos y era ese deseo de estar nuevamente completamente solos para poder disfrutar de esas últimas horas que ya nos quedaban juntos. Cada que me acercaba aprovechaba para darle su respectivo pico. Fue muy bonito verla compartir con mi familia y saber que no perdíamos nuestros ojos el uno del otro.


Finalmente concluyó la tarde, nosotros decidimos salir a tomarnos algo. Era la última noche. Fuimos por un café a hacienda y hablamos largo y extenso. Nos reíamos por todo. Me encantaba verla sonreir. Fue un muy buen cumpleaños. Inolvidable por un sin número de detalles que ella tuvo conmigo y que nunca podré olvidar. Fue perfecto.


Murió ese sábado y junto con él 24 horas menos para estar a su lado. Pero aún así fueron 24 horas más que estuve a su lado :D. Aunque se acercaba su partida. Su vuelo estaba programado para las 2:30 de la tarde de ese domingo. Temprano nos levantamos, desayunamos y nos organizamos. Estuvimos hablando de nuevo de lo que estaba sucediendo entre nosotros y a pesar de tener claro que lo que sucedía era una locura, y que estábamos dispuestos a enfrentar. En nuestros rostros se notaba que la sonrisa se desvanecía con el pasar de cada minuto. Almorzamos de nuevo en familia con mis viejos y mi hermana. Y al termino de este, teníamos que salir. Se despidió de mis viejos y extrañamente no fue de mano como había sido con todas mis ex-novias. Fue de beso en la mejilla y con un "Encantados de conocerte y vuelve pronto" por parte de mis viejos.


Tomé su maleta y la llevé hasta el carro. Nos montamos en él y tomamos rumbo al puente aéreo. En el carro hablamos de la falta que nos ibamos hacer mutuamente, hablamos de lo delicioso que la pasamos juntos y de lo rico que fue haber sentido por primera vez nuestros cuerpos juntos. Cuando llegamos al puente aéreo me parquee, y la acompañé a hacer su check-in. El tiempo pasaba cada vez más rápido y yo no quería que avanzara de esta forma. Tomados de la mano caminamos por todo el puente y nos mirábamos queriendo grabar en nuestras mentes cada uno de los gestos que quien sabe cuando volveríamos a ver.


Antes de partir, Clara me hizo una promesa. "Tu serás el único apenas me baje del avión en Medellín". Era algo que no la tenía tranquila. Yo no necesitaba esa promesa, pero aún así sentí un alivio. atravesó esa puerta de la mejor manera que nos despedíamos. Un beso hermoso y un abrazo eterno. No queríamos soltarnos pero el planeta siguió girando y el tiempo no se detenía. Era el momento de separar nuestra presencia pero nuestros corazones estaban más atados que nunca, mutuamente.


Así terminó una semana inolvidable. Concluye con miles de pensamientos, recuerdos y sonrisas que aún me logra sacar cuando suelo recordarla...

8 comentarios:

  1. Me moriiiiiiiiiiiiiiiiiii!
    A pesar del mal momento se podría decir que fué un fin de semana perfecto!
    Lograr superar la llegada y encontrarse la familia completa, que tus padres la hayan aceptado de esa bonita forma y su primera vez contigo! Perfecto!
    Ahora espero que no tengan que pasar mucho tiempo antes de volverse a ver y que es promesa haya sido cumplida

    ResponderEliminar
  2. A pesar de lo triste que llega a ser una despedida, fenomenal post!!!
    Definitivamente, believe its real!!
    Me encanta!!
    Love is in the air!!!

    ResponderEliminar
  3. Acabo de pasarme dos horas leyendo toda la historia de principio a fin. Tengo un susto atascado en el pecho, una mariposa que se te escapó a vos con todo lo que has escrito y se quedó en mi estómago volando, unas ganas de llorar y al tiempo una sonrisa pintada... Me ha encantado la forma en como describes cada cosa, cada instante, cada centímetro del espacio que compartieron juntos. Como te dije en el dm ahora, tengo una historia similar, tal como en tu caso yo soy la paisa y él tambien es el chico "rolo", y me la haces recordar con cada uno de tus post. pero créeme, espero que tu final no sea como el mio...

    ResponderEliminar
  4. que buen cumpleaños, simplemente inolvidable... como es y sera clara para ti..

    emocion, ilusion, tristeza, desilusion, alegria, amor y pasion... que mas se le puede pedir a un fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Que lindo.. lo peor son las despedidas... pero hermosos los momentos que pasaron juntos, que excelente fin de semana de cumple..
    Que buen post... supire y todo!!!

    ResponderEliminar
  6. No, que es esta despedida!! y sin saber si haya regreso... muero de impaciencia

    ResponderEliminar
  7. Creer o no creer esa es la cuestion, solo tu decides que tanto quieres de algo o de alguien, que tanto estas dispuesto a ceder, a enseñar y aprender, aca una muestra de humildad al perdonarla y de amor al creerle.

    ResponderEliminar
  8. Se me partió el corazón con la despedida. Me imaginaba sus rostros y me dolía a mí... Describes de manera maravillosa cada momento...

    ResponderEliminar