25 enero, 2010

La tercera cita - Parte V

Un post para tomar a la mayor altura posible
Y espero que lo disfruten tanto como los personajes al cerrar los ojos y pensar en cómo sucedió
- - -



Nuestros labios se juntaron lenta y dulcemente. No era el primer beso, pero fue tan exquisito como si lo fuera, estábamos parados frente a mi cuarto. Y mis ganas y mi deseo, empezaron a llevarla hacia adentro. Cerré la persiana. Continuamos besándonos pero ahora sobre la cama. Una a una las prendas que teníamos puestas empezaron a ceder ante la fuerza de la gravedad, ante el calor que nuestros cuerpos desprendían. Ante el deseo que el planeta desaforaba por que nosotros estuviéramos juntos y allí, solos y entregándonos al sabor de nuestras pieles, de nuestros labios recorriendo partes que ya habíamos recorrido en Medellín sobre su cama. Pero que esta vez, el universo conspiraba para que todo fluyera y fuera consumado sobre esta cama que parecía pequeña para tanta pasión desgarrada.

Su respiración reflejaba sus nervios. Era entendible, esta sería su primera vez. Yo, más nervioso aún, hice las cosas con calma. Con deseo, si, pero con tranquilidad para que tanto ella como yo lo pudieramos disfrutar. Para que este momento en su vida fuera inolvidable de una buena manera. Muchos mitos había tenido a mi alrededor acerca de esas primeras veces que habían sido un fraude y no quería que el de Clara fuera así. Con esa perfección que solo el hacer el amor puede tener, concluimos algo que habíamos dejado iniciado un mes antes en Medellín.

Fue impresionante y aún lo es recordarlo. Hacer sentir especial a alguien y que esa persona lo note. Que se sienta especial y más en esos momentos que recordarán toda su vida. No tiene igual en la vida.

Fue una tarde mágica en la que finalmente decidimos dejar de visitar la ciudad para otro momento y permitir que este mágico espacio de tiempo nos envolviera entre besos, miradas y caricias. Perfecto.

En la noche fuimos a cenar a un sitio hermosísimo, de esos sitios en los que los enamorados suelen encontrar la magia. Un sitio en usaquén en el que cerraríamos el día maravilloso de nuestras vidas con broche de oro. Tomados de nuestras manos, mirandonos a los ojos, a media luz alumbrados simplemente por velas, retumbó en ese lugar el segundo "TE AMO" seguido por otro beso tierno, eterno y cautivador.

7 comentarios:

  1. Sin palabras. Maravilloso.

    Leer esto le recuerda a uno que es posible enamorarse y ser correspondido.
    Ojalá la vida real fuera así de maravillosa!!!

    ResponderEliminar
  2. Perfecto....Simplemente perfecto!
    Y no me equivoco cuando digo que después de leer esta historia, definitivamente, vuelves a creer que el amor existe.

    ResponderEliminar
  3. Cuando leo esto me dan ganas de volverme a enamorar... La descripción de todo es perfecta.

    ResponderEliminar
  4. no hay como dejar huella en el corazon, y en este caso en la piel... esos momentos seran recordados para siempre, haciendolos de nuevo suspirar y erizar la piel.

    dicen que lo importante en la vida no son las veces que respiras, si no los momentos que te quitan el aliento; y sin duda este es un momento de estos, perfecto, maravilloso, inmejorable y memorable.

    y de acuerdo con los comentarios, dan ganas de encontrar de nuevo un amor asi, y aun sin importar la situacion, te das cuenta simplemente de que el amor si existe!!

    ResponderEliminar
  5. Ohh por Dios por fin el amor consumado, el amor en su maxima expresion, el reflejo del alma pura, simple, tansformada en las mas dulces caricias, y el tomandose el tiempo necesario para que todo sea tan especial, como la primera vez lo amerita, un aplauzo y un suspiro por todo lo bello que evoca esta narración.

    ResponderEliminar
  6. Esta historia me atrapo mucho.... puedo decir que pocos libros y dos blogs (el de Naty y este) han hecho eso en mi... me gusta mucho como narraste tan hermoso momento, es lindo leerlo escrito por un hombre, me encanta como dejas en cada post esas ganas de leer mas y mas sobre esta historia...

    Tanto asi que ayer cada que leia un post queria y no queria llegar hasta este ultimo, porque sabia que me ibas a dejar con las ganas de leer mas, y estar detras de ti haciendo sindicato para que escribas, jajajaja, pero a la vez la historia me atrapaba tanto que queria seguir leyendo.

    Definitivamente te haz ganado una lectora mas en tu blog, y me tendras aca comentando cada post de ahora en adelante.

    ResponderEliminar
  7. Cami, sencillamente, ME CASO...

    ¡Qué bonito cómo recuerdas y describes ese momento tan especial con esa persona que marcó tu vida... Cada vez más enamorada de esta historia.

    ResponderEliminar