10 noviembre, 2009

Su cumpleaños - Parte II

Realmente me esforcé demasiado. No dormía mucho, hacía los trabajos de casi todos mis compañeros y por esos quince días ni una Coca-Cola (mi mayor debilidad) me podía tomar solo por la ilusión que tenía de volverla a ver.

Varias noches transcurrieron detrás de esa fría pantalla y este teclado insensible que lo único que hacían era reproducir cada uno de nuestros pensamientos. Fieles pensamientos que a medida que pasaban las noches solían ser más sinceros. Nos confesábamos mutuamente cada uno de esos pensamientos que pudieron desprenderse de la única noche corta en la que pudimos estar apenas algunas horas y que, por dentro, nos despertó un millón de sensaciones y pasiones que ningúno de los dos había sentido nunca hasta ese momento.

Faltaban dos semanas para el cumpleaños. Esa fecha en la que volveríamos a vernos y la conversación por nuestro medio predilecto (el Messenger) se fue tornando más inquietante, pues cada uno empezó a decir lo qué había sentido y pensado la noche en que nos vimos. Claro yo le dije que "me pareciste una mujer muy hermosa" pero por dentro, de nuevo, mi cabeza retumbaba queriendo gritarlo a los cuatro vientos... ME ESTOY MURIENDO POR DENTRO POR TI, TE DESEO, ME ENCANTAS Y ERES LA MUJER MÁS HERMOSA QUE HASTA EL MOMENTO EN MI VIDA SE HA CRUZADO... Afortunadamente el sentimiento confesado por ella fue recíproco, también me confesó que le gusté mucho y que si por ella hubiera sido habría preferido quedarse en mi casa que en el apartamento donde Marg y ella se quedaron. Y aunque en ese momento no sabía que esa expresión tenía un trasfondo, sentí que ese mismo deseo de haber pasado todo el fin de semana juntos había sido mutuo. Fue una frase que me llenó además de ilusión, de ganas de continuar con ese esfuerzo que ya venía adelantando para estar el siguiente fin de semana a su lado...

7 comentarios:

  1. No hay nada mejor que las confesiones nocturnas. Sobre todo esas confesiones que la tecnología nos permite... donde no podemos ver mucho, y donde imaginamos las expresiones del otro... pero que no evitan los nervios, la ansiedad...

    Quiero saber YAAA cuando le dijiste que te morías por ellaaaa... por favor, postea rápidoooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  2. Las cosas no siempre son como soñamos o esperamos, a veces el destino nos trae mas de una sorpresa, como saber si es mejor evidenciar el sentimiento o guardarlo para el momento apropiado.
    A veces no es solo el sentir que se ha encontrado el alma gemela, algunas veces las circunstancias se burlan de los sentimientos y los deseos.
    Siento la emocion de la impaciencia de un abrazo y un mirarse a los ojos.
    Repito sueño con un final feliz, de lo contrario ... me partiria el corazón
    Puro romanticismo

    ResponderEliminar
  3. cuando encuentras esa persona que en realidad te hace suspirar basta una semana, una hora, un minuto para poder soñar miles de cosas, mientras que con otras personas pueden pasar meses y en realidad no sentir lo que se espera..

    Apoyo el comentario.. espero un final feliz

    ResponderEliminar
  4. .....SENTIMIENTOS Q HOY SIGUEN PRESENTES....... ERES EL HOMRE DE LA VIDA DE CLARA, NUNCA HA CAMBIADO ESO , Y SABES Q LO Q MAS LE IMPORTANTA ES Q ESTES FELIZ!.... TE ADORA

    ResponderEliminar
  5. ¿Y por qué nos cayamos lo que queremos gritar? ¿No sería mas bonito si los demás supieran esos hermosos sentimientos que despiertan en nosotros? Después nos arrepentimos por no haberlos dicho a tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Después de leer esto, se que debo escribir un correo y decir todo lo que pasa por mi mente. Es una lástima cuando nosotros mismos saboteamos las relaciones y después no tenemos a la persona cerca, para poder decirle todo lo que quedó en el tintero; pero como escribí algún día en uno de mis cuentos: Nunca es tarde. Creo que es el momento. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Pienso igual que Vivian. Yo soy de los que prefiere no callarse lo que siente, aunque suele irme mal con eso. Prefiero decir lo que siento, lo maravillosa que me puede parecer esa persona. Pero a juzgar por los resultados, parece que no es lo mejor. Será mejor confesarse y estrellarse? O guardar silencio y mantener la ilusión viva? Frustración o incertidumbre?

    Qué buena historia. Felicitaciones

    ResponderEliminar