29 noviembre, 2009

El Regalo - Parte IV

La nota decía:

"Hola Cami!

Sorprendido? pues espero que si, este disco lo encontré caminando en una feria junto con mi hermana. Solo espero que te guste y que tengas una muy feliz navidad.

ATT: Clara"

Yo simplemente no lo podía creer. Tenía en mis manos un deseo frustrado de toda mi vida, original y tal y como me lo había imaginado. Busqué por todas partes ese tornamesa que tenía el equipo de sonido, desordené gran parte del apartamento y aunque parecía un loco lo saqué, lo conecté y solo rezaba para que éste funcionara. Coloqué el disco en ese tornamesa y comenzó a girar. Sonó el primer acorde, la primera canción y en ese momento  simplemente morí en vida.



La oí una y otra vez. Por fin volví en mi, no cabía de la felicidad pero tenía que hacer algo. Llamarla.

Tomé mi celular, marqué y repicó una, dos, tres, cuatro veces... y oí una voz que desde el lugar donde estuviera me descompuso: " Aló?" - yo respondí con la voz entre cortada y haciendo un esfuerzo para que no lo notara "Hola!!! ¿Cómo vas?" - ella:  "bien y vos?" - Yo "Bien. Llamaba para confesarte algo" - ella: "dime" -Yo: "Creo que eres la mujer con la que me debo casar. Pues me diste el único regalo que había como requisito para que yo accediera" - ella sonrió y se dio cuenta con esa sola frase lo que había hecho por mi y lo feliz que me había hecho. Yo continué: "De verdad muchísimas gracias, no te imaginas qué has hecho por mi" y luego de un rato de mucha conversación acerca de lo que haríamos en la noche buena y sobre todo lo que felicidad navideña lleva en su entorno, colgamos con un "¿hablamos más tarde?" por parte de ella. Era navidad y ella me quería volver a oír. Eso para mi significó muchísimo . Así que atiné a decir: "Claro, yo te llamo!"

Colgamos y me fui ayudar con los regalos familiares, pues estábamos colgados y teníamos que salir en pocas horas a hacer nuestro típico recorrido navideño para visitar esa familia extensa y desaparecida que hay que saludar. Pero el único pensamiento que cabía en mi mente era ella y su sonrisa especial. Esa que deseaba ver cuando recibiera su regalo...

8 comentarios:

  1. Morí... de verdad morí.

    Sabía que tanta ausencia mutua tenía que tener un reencuentro, aunque fuera telefónico, así de sincero y emotivo. No daba para más.

    No me quiero imaginar los nervios de ambos, los corazones saltando de emoción... la felicidad de saberse ahí el uno para el otro conectados!!!!

    Insisto, gracias por darme esta historia

    ResponderEliminar
  2. Y doy las gracias, aclaro, porque me alegra los días cuando la leo. Es como ver esas películas que nos ilumina las horas!!
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  3. asi nos encontremos lejos, los detalles son los que te pueden arreglar, alegrar o simplemente ponerte a soñar...

    que nota de detalles, que ilusion tan grande la espera, y que sorpresa tan especial

    me encantan las noches de post nuevos... vivr esta historia a traves de lo que escribes =)

    ResponderEliminar
  4. De muerte lenta!
    El regalo perfecto....La llamada....Lo que le dijiste....Morí!

    ResponderEliminar
  5. No se que me gusta mas si la cancion o el post, el conjunto es increible una de mis canciones favoritas con esta historia romantica, me doy por super bien servida, me encanta que por fin nuestro protagonista tenga un poco de felicidad recompensa de tanto esfuerzo.

    ResponderEliminar
  6. Explicame algo que no entiendo, cuando llego el disco , tu la llamaste para darle las gracias... pero ella aun no recibia tu regalo , cierto?

    ResponderEliminar
  7. Definitivamente navidad es una época muy especial ... inspira al amor :D que nota esos detalles que matan!

    ResponderEliminar
  8. Cuando una historia es capaz de transportar a cualquier lugar, o de hacer sentir cualquier cosa, de arrancar sonrisas, es una muy buena historia. Suficientes palabras.

    ResponderEliminar