28 noviembre, 2009

El Regalo - Parte III

El trayecto de regreso a casa me quedé pensando, ¿Cuál sería la cara que haría cuando recibiera el libro? ¿Le gustará? ¿lo recibirá? y así un millón de cosas más. Cuadré el carro en el parqueadero y aún tenía miles de preguntas en la cabeza acerca de lo que había acabado de hacer. Claro, tantas dudas se debían a su desaparición. Porque realmente llevábamos casi dos semanas sin hablar y su desaparición me tenía demasiado triste, pero aún así procuré, que si iba a ser la última vez que supiera de mi, fuera algo bonito y especial.

Subí el ascensor, recorrí el corredor hasta mi apartamento. Abrí la puerta y mi familia reunida se encontraba empacando los regalos respectivos para mi familia extensa. Pero entre todo ese papel, todos esos regalos ví algo que me sorprendió, un sobre de manila grande a lo que mi vieja atinó a afirmar: "mientras saliste llegó esto para ti". Mis viejos y mi hermana se quedaron tan sorprendidos como yo. Realmente a mi, en esa época de universitario que ni cuenta en un banco había abierto, no me llegaba ningún tipo de correspondencia. Observo en detalle el sobre, enviado por medio de Servientrega, desde medellín (y empecé a pensar: "será posible que sea de ella?") miro el remitente y aunque no muy claro lo único que pude leer no fue su nombre, fue su apellido.

Era un sobre delgado, pero grande. De hecho más grande de lo que un sobre normal, no era ni tamaño oficio ni carta. Y por dentro tenía algo más duro que un simple papel.

Noches atrás habíamos hablado mucho de nuestros gustos. De ellos salió su regalo, ese libro que le envié. Pero también le dí mucha información acerca de las cosas que me gustaban, como la música. Y yo tenía un mito que alguna vez mi mejor amiga del colegio me había dicho en esas conversaciones en las que concluíamos parte de nuestro futuro: "La mujer que sea mi esposa será aquella que me regale el primer disco original de Soda Stereo". Mito que le conté y que claramente tomó atenta nota.

Rompí el sobre y dentro descubrí que tenía un LP muy grande, ese que toda mi juventud había deseado y buscado en casi todas las tiendas de discos de mi ciudad y que en ningún formato había podido conseguir original. Pero ahí lo tenía, en mis manos, enviado por una hermosa mujer. Realmente tengo que confesar: Fue Demasiado. Me sorprendió. Duré varios minutos sentado encima de mi cama, casi con las lagrimas asomando en mis ojos y pensando lo perfecto que era ese regalo en ese momento de mi vida. Quería oírlo, quería saber a que sonaba tanta perfección. Quería que ella simplemente significara todo ese disco.

Dentro, al sacar el LP encontré un post-it con una nota...

12 comentarios:

  1. Un regalo inesperado!! un regalo del cielo, directo al corazón ! hubiera podido ser un topogigio de felpa y hubiera logrado el mismo efecto, pero ese sentimiento de saber cuanto estaba pensando en ti en el momento en que estaba mirando, rebuscando ese detalle tan especial. Que lindo este post, sale fuera del hilo pero queda pendiente siempre el sentimiento, un clic poderoso, un pensamiento mutuo, correspondido, no decirse nada con palabras pero llevarse en el pensamiento.
    Eso es ya llevarse en el Corazón.
    Ja! era imposible que el regalo viniera sin notica...eso somos las mujeres una notica en el corazón de los hombres ;)

    ResponderEliminar
  2. wow soda stereo... a mi tambien me hubieran matado con ese regalo...

    insisto cuando saben que te gusta y te sorprenden con eso la emocion es para los dos... esmas, la emocion es mas grande es enviar el regalo y esperar la reaccion de la otra persona...

    los detalles, sin elllos probablemente hasta virgenes seriamos...

    ResponderEliminar
  3. Wwwooooowww definitivamente sabe como sorprender... Yo hubiera muerto de amor, de emocion... Hubiera brincado sobre la cama!!!! Es demasiado... Cierto!!! Vamos a ver si esa notica queda pegada en el corazon y la cabeza!!!! Tnks por entradas como estas!!

    ResponderEliminar
  4. Luego de entrar a varios sitios.....cuando ya me estaba rindiendo, decidi entrar a una ultima tienda y ahi estaba. En un sitio en donde ni te imaginas que el señor que atiende sabe de qué grupo le estas hablando. Fue perfecto pq no me imagina un mejor regalo que ese, en esos instantes.

    ResponderEliminar
  5. No conforme con pensar que el regalo del libro era algo para morirse....Ella la sacó del estadio!
    No había motivo aparente para hacerte un regalo (excepto a la temporada navideña y las cosas no estaba como para eso) y ella sale con semejante vaina!
    Ahora la duda....Que decía el post-it???

    ResponderEliminar
  6. Lo máximo!!!!! Esos detalles sorpresa son los que enamoran! :D

    ResponderEliminar
  7. Esas señales de la vida que te van indicando los aciertos en el camino por recorrer, los dos en un mismo sentimiento, reflejado en esos pequeños detalles, pero los dos pensando siempre uno en el otro, lo que habías sembrado poco a poco lo híbas recogiendo.

    ResponderEliminar
  8. Se sobró la nena con el obsequio... es una muestra clara de que todo era recíprocro, de que todo lo que tú sentías también lo sentía ella... Se nota (mental) que te escuchaba, te sentía y te leía tanto como tú a ella...qué historia tan adictiva...

    ResponderEliminar
  9. Awwwwwww, yo tambien me caso asi!!
    que historia tan hermosa!! me tiene totalmente enganchada... hace que uno vuelva a creer en el amor :)

    ResponderEliminar
  10. Este es mi post favorito.. porque las mujeres ponemos mucha atención a lo que nos dicen.. pero pocas veces tenemos la valentía de hacer realidad sueños.. Admiro a Clara, porque escuchando atentamente, logró sacar una sonrisa de honesta felicidad de tu rostro.. y todavía no eran nada. Muchos sentimientos, pero no había una relación.
    Este es mi post favorito.. porque me hizo pensar, me hizo crecer, me hizo sentir.. y con tan pocas palabras de una historia ajena, madure un poquito.. con una lección, que cada vez que lo leo, aprendo más..
    Gracias por compartir esa historia..

    ResponderEliminar
  11. Nooooooooooooo!!! Que lindaaaa!!! Que detalle tan bonito!!Quedé de una pieza...

    ResponderEliminar