03 mayo, 2010

La última vez – Parte V

n0ta del autor: Ya es hora de terminar esta historia y empezar a escribir una nueva historia en mi vida.


-  -  -


Corría hacia la terminal, yo siempre he manejado rápido pero esta vez era diferente, ella debería llegar en unas horas y quería estar ahí para cuando llegara. Se había venido en bus, por alguna extraña razón ya su papá no patrocinó más viajes. Claro es que seguramente la veían sufrir por mi y ya no estarían de acuerdo con que esta historia continuara (al contrario de mis lectores ¬¬!  ja) pero a pesar de eso, nosotros queríamos estar juntos. Ese amor era demasiado grande para dejarlo morir por la distancia. Creo que eso entendía Clara y por eso mismo se había venido si o si para Bogotá.


Verla era una alucinación, me derretía su imagen, me derrite su mirada, me derriten sus labios. Dios, a pesar de ese viaje tan eterno que acababa de hacer se veía preciosa. Nos saludamos con un beso tímido esperando que el otro tomara las riendas de la discusión. Nunca fuimos lo suficientemente valientes para hablar las cosas y decirnos todo lo que pensábamos o sentíamos negativo de la relación por puro temor de la reacción del otro. Fuimos hablando de las discusiones pasadas y a pesar de hablarlo, todas nuestras peleas terminaban en la cama. No importaba quien estuviera en casa, ni sus papás, ni mis papás, ni nadie nos importaba. Era una atracción demasiado fuerte que tampoco nos permitía discutir sin terminar haciéndolo. Ese fue uno de los fines de semana que más lo hicimos, pues además de todo el tiempo que llevábamos sin hacerlo y las ganas que teníamos internamente, a pesar de todo eso era para nosotros la mejor forma de arreglar los problemas. La llevé a una actividad de mi nuevo trabajo, en realidad este aspecto me tenía muy feliz en mi vida y compartirlo con el amor de mi vida era como un sueño. Todo era perfecto en ese momento, todo llegó a ser irrealmente perfecto.


La noche de sábado, luego de la actividad de mi trabajo y una linda cena llegamos a mi casa. Mis viejos estaban en su cuarto y nosotros decidimos ir a revisar el e-Mail, cada uno revisó el suyo, algo tan normal pero que sería el florero de Llorente por donde nuestras vidas se separarían.


Ella se levantó hacia mi cuarto y yo me quedé apagando el computador. Dejó su correo abierto y ese gusanito de la duda y la desconfianza me invadieron en un ataque de celos. Revisé sus correos enviados y allí, como si lo hubiera sabido desde siempre apareció un correo para alguien llamado Ricardo. Mi cabeza se comenzó a llenar de ira y continuaba leyendo sobre ese viaje a Santa Marta donde se habían conocido. Claro ese era el motivo por el que ella no había venido a Bogotá cuando me lo había prometido (¿contentas?). Le mandaba un beso al concluir su correo y muchos recuerdos. Me quedé frente a esa pantalla llorando y mirando cada una de esas letras de una forma masoquista queriendo entender por qué sucedía esto y por qué lo había hecho si todo era tan perfecto. Me levanté iracundo y me fui para el cuarto, entré en él histérico y comencé a decirle lo que había encontrado en su correo y todo lo que por mi cabeza se me estaba pasando de primero. Yo exploté con ella sin analizar ni entrar en razón. Ella comenzó a llorar y me quería explicar pero en medio de mi desespero no escuchaba nada, ni motivos, ni razones, nada. Ella entro en desespero y empacó sus cosas, salió de mi cuarto, se dirigió rumbo a la puerta y salió de la casa. Me quedé llorando en mi cuarto y luego reaccioné, pensé que no podía irse de esa manera y que yo necesitaba una explicación del por qué lo había hecho, lo merecía. Bajé corriendo las escaleras mientras ella salia llorando del edificio, llovía bastante fuerte pero no importaba para su dolor y mi dolor. En medio de la plazoleta del conjunto comenzamos a discutir le pedía explicaciones y mis palabras eran muy fuertes y cada vez peores. Me di la vuelta al no encontrar una razón coherente con lo que sucedía y en ese momento ella me gritó a mis espaldas que no quería volver a saber de mi. Nunca lo vi, pero ella en ese momento me arrojó con fuerza a la espalda, ese anillo que le había regalado y que era el símbolo de nuestra relación, el compromiso con nuestros sueños...


Comenzó a caminar y yo me regresé luego de meditar un poco mejor. Alcanzó a salir del conjunto y afuera de él, luego de la discusión más fuerte que hubiéramos tenido juntos nos quedamos en silencio, nos miramos y me lancé en sus brazos, ella me abrazo con la fuerza que nunca me había abrazado y me dijo con esa dulce voz que nunca olvidaré "TE AMO"...

12 comentarios:

  1. Y terminó?? T_T ay no!!!!! No jodaaaaaaa!!! Tanto para que se acabe? Mk lo que se gana uno por ser inmaduro, egoísta... Por niños xDD... Pero las cosas caen por su peso, era ahora o nunca! Y lo que va a ser para uno....

    Yo no quiero que se acabe!!! No quiero no quiero y no quiero!!!!

    ResponderEliminar
  2. noooooooooooooooooooooooooooooooooooo
    aun faltaaaa no dice fin!!!! quiero saber los motivos, las razones, las verdades de todo!!! qué pasó... si uno ama no se va a santa martaaaaaaaaaaaaaa

    tengo rabia!

    ResponderEliminar
  3. No... no se puede haber acabado!!!
    Dios, ¡¿Cómo haces para dejarnos tan intrigados siempre?!
    Espero ansiosa el siguiente post.... Hacen falta muchas explicaciones, ese "Te Amo" no puede ser una despedida.

    ResponderEliminar
  4. Maldita curiosidad!
    Y lo dicho..."cabeza de aserrín" (creo que eso se explica solo)
    Ahora, ahí no dice fin en ninguna parte, quiero saber todo, cuales fueron sus razones para actuar de la manera en la que lo hizo, que pasó después de ese abrazo....TODO!

    ResponderEliminar
  5. Nooooooo!!! quiero detalles de lo que vino después de ese TE AMO

    ResponderEliminar
  6. Ahhhh nooo!!! como es eso de que se acabó!??
    y el fin!?
    no puede acabar en un TE AMO... y ya!!!
    no señóooor! cuando algo termina simplemente termina y ya!!
    pero como es posible que nos dejes como siempreee!?

    y si señor!!! CONTENTA ! es que era necesario saber porque no habia viajado a Bogotá !! pero sigue pareciendo inconclusooooooooooooooo!! por favooor! cual fue la razon pa que se fuera por allá!? y quien era el tal Ricardo!? ... y al final que!? ella se va de su vida desaparece y no más... o vuelven a empezar... o se les olvida todo y dejan a un lado lo demas!?

    Ese no es un final!!! o es que vas a escribir #Milparasiempres2 ¬¬

    ResponderEliminar
  7. a veces el amor no es suficiente, a veces creamos tantas heridas que es mejor decir Adios.

    ResponderEliminar
  8. Noooooo
    como asi?? y ahora?? que va pasar??
    porque el correo?? porque se fue para santa marta??
    ay no que rabia... como va a hacer eso??
    necesitamos respuestas.

    Esto todavia no se puede acabar, con tantas preguntas al aire!!!
    ahora si vamos a quedar mas pegadas esperando nuevo post.

    ResponderEliminar
  9. Yo como siempre de abogado del Diablo, pero si seguimos asi, esta historia no va a terminar nunca porque siempre existira algo que produzca curiosidad, analizando el rumbo de las cosas, las diferencias evidentes entre nuestro Cami y Clara, lo mas sano es dejar las cosas hasta aca, gracias por todo, fue muy bonito, pero dado el tormento en que se esta convirtiendo esta historia, mejor deje así, empaque maletas y devuelvase, ella no lo quiere sino porque se fue a Santa Marta con el tal tipo en vez de venir a Btá con Cami? eso no necesita explicacion los hechos hablan por si solos.

    ResponderEliminar
  10. AAAAAAAAHHH!! POR Q NOS DEJAS EN LA INOPIA?, CARAY QREMOS SABER Q PASOOOOOOOO!! Y COMO DICEN LAS NIÑAS NO QUIERO Q SE ACABE.

    ResponderEliminar
  11. Camilooooooo... ¿cómo me haces esto? ¿Sí, no? ¿qué pasóooooo?

    Ya siento que esto es masoquismo... con tantos problemas que no solucionaban y seguían en las mismas... No entiendo el tipo de relación que tenían entonces... ¿por qué no tomaban la decisión definitiva de lo que querían hacer de una vez y dejaban de sufrir? Jejejeje...

    #Sindicato... quiero nuevo post...

    ResponderEliminar
  12. Me estresaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

    ResponderEliminar