05 abril, 2010

Diciembre – Parte VII

La miré y lo único se me vino a la mente fue el rostro de Clara. Stefanía me sonrió y como esperando un beso en ese momento me abrazó, pero con una maniobra digno de un hombre fiel la alejé y le dije: "This is so harder than you think, but I can't stop thinking about my girlfriend. I love her with all my heart and do this would be wrong. I'd rather be honest with you and with her. I'd rather not do this, sorry". Miré hacia el piso y pensando en las palabras que acababa de decir me dí la vuelta y me fuí para mi cuarto.


Pasé la key-card, abrí la puerta. Recuerdo que entré y me dio muchísimo frío, claro había dejado el aire acondicionado a toda. Eran casi las 5am y así como me recosté me puse a darle vueltas en al cabeza a todo el momento que mi vida sentimental estaba viviendo y a pesar del desorden que tenía allí, en mi cabeza, me quedé profundamente dormido tal cual como me tiré sobre la cama, en diagonal.


A la mañana siguiente no quería encontrarme con ninguno de los que habíamos parchado hacia la playa para continuarla, realmente quería evitar preguntas molestas, esas que me pondrían a pensar todo el día en lo que me pasó. Mi cabello largo suelo y mi pinta playera eran la excusa perfecta para que nadie me reconociera. Bajé a desayunar y claro ya era tarde para hacerlo, pues en el hotel el desayuno era hasta las 10am así que me tocó tomar un jugo y comerme algunos snacks para calmar el hambre voraz que tenía.


Ni mis viejos, ni mi hermana se veían por la piscina, así que asumí que estarían en la playa. Era temprano para ese plan, pero bueno tirarme a dormir en la playa era el mejor de los planes en ese momento. Me fui a buscarlos y allí en la playa estaba la hermana d Stefani, me saludó como se había despedido la noche anterior, por lo que supuse "aún no ha hablado con la hermana". Encontré a mis viejos frente a la cancha de voley playa, queriendo cuadrar un par de equipos, rápidamente me uní al plan y comenzamos a jugar. Había un equipo de argentinos y los colombianos, la verdad estabamos muy bien repartidos así que el cotejo de voley playa estuvo hasta entretenido.


Luego de unas horas de juego, había mucha gente queriendo jugar, entre ellos el equipo de los canadienses (Con Stefani y su hermana en él) Me saludó muy normal y comenzamos a jugar. Ella era una mujer bastante alta y atlética por lo que era de suponer que jugaba muy bien el voley. Su equipo era bastante superior al nuestro, la verdad nos llevaban por altura a algunos. Cada clavada que Stefani le metía al Balón era un ataque frontal hacia mi, y lo peor era que me sonreía cada vez que lo hacía. Se estaba burlando de mi, ese coqueteo era extraño, pero lo estaba disfrutando. Claramente perdimos y nos vapulearon. Luego entraron los argentinos a la cancha y allí todas las colombianas alrededor se postraron a lado y lado d la cancha para hacerles barra. La verdad me metí al mar, el calor era intenso y luego de un juego tan exigente, me lo merecía.


Asi pasamos toda la mañana, jugando voley y nadando. En la tarde me fuí para el cuarto a leer un libro que llevaba, "el amor en los tiempos del colera" y a descansar un poco. Era un plan para meditar y descansar básicamente.


Con cada letra de ese libro Clara aparecía en mi mente, no quería que eso nos sucediera, no quería que tuviéramos que separarnos por culpa de las familias, por nuestros errores, por los sucesos de la vida y luego tener que reencontrarnos para escribir las letras que perdimos escribir años atrás.


En la noche siguió la rumba, y el combo que habíamos armado la noche anterior ya había crecido al doble, muchos de los que ya sabíamos como era lo habíamos organizado para que la medida de cerrar el bar temprano no nos dejara iniciados como la noche anterior. Terminamos en la playa, cantando, bailando, tomando pero esta noche era diferente. Yo estaba solo, sentado solo mirando el mar, pensando en Clara y solo. Alejado de todos y tomando solo. Mirando el cielo como juntaba sus luceros con el mar y reflejaban su luminosidad duplicando las estrellas de ese momento. Admiraba todo eso solo. Ahí, sentado en la arena con las lagrimas en mis ojos y esperando que esa noche se la llevara el tiempo y que pudiera olvidarla porque esa sensación de soledad era mortificante. "No sabes Clara, cuanto deseo que estés aquí a mi lado" me repetía una y otra vez.


Se terminó mi botella y para mi la noche había concluido, pasé por un lado a donde se encontraban todos, no quise llamar la atención y rumbo a mi habitación en medio de un zig-zag pequeño me desaparecí en la noche. Dormí. Nuevamente dormí.



9 comentarios:

  1. El amoorrr!!!!! Por màs terrible que nuestro protagonista se haya sentido solo bajo la luna y con el mar de frente, muy revelador que sintiera todo eso estando solo.
    Ojalà a su regreso, todo se arregle!! :D

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Que bonito!!... seguramente Clara se manifestará pronto, ¿o me equivoco?

    ResponderEliminar
  3. Divino!!!
    Tenia la oportunidad en sus manos y el amor que siente por Clara fué más fuerte que una sola noche de sexo.
    Tal ves el estar solo y frente al mar lo ayude a pensar bien todo lo que está sucediendo y que al regreso pueda solucionar los problemas.

    ResponderEliminar
  4. ahhhhh... por dios si clara no lo acepta lo acepto yo..

    dios con esa clase de cosas se enamora el que sea... :P

    ResponderEliminar
  5. Menos mal no entrego mi reino, ya sabia yo que la honestidad con el mismo no le permitia ser infiel, muy dura la parte de la soledad, pero la distancia y el silencio deben servir para la reflexion y la busqueda de soluciones, para ver en realidad la importancia de la gente en nuestras vidas y sobreponernos a toda equivocacion, a todo mal entendido, espero que regresen pero sin conflictos, hay que ceder un poquito...

    ResponderEliminar
  6. PERDONAME! POR HABERLO LEIDO HASTA HOY, PERO ESTUVO MUY LINDO, Q BN Q GANÓ LA CABALLEROSIDAD Y LA FIDELIDAD ANTE LA TENTACION.
    DEFINITIVAMENTE CLARA SI ES BOBA SI DEJA PERDER SEMEJANTE HOMBRE, POR DIOS!!
    VAMOS YO SE Q SE REPONDRÁ!!

    ResponderEliminar
  7. ay que lindo!!!
    Nooo asi cualquiera!!! ojala puedan alivianar todo.. que se arregle todo con clara!!!

    ResponderEliminar
  8. Qué amor, siempre tan presente, siempre ahí en cada detalle. Tan lejos y tan cerca... Ay! Y ni una llamadita? Rico el espaciio para pensar, para ambos pero demasiado demasiado duro!

    ResponderEliminar
  9. Como es usual, leí 8 partes de una sola sentada. Todos los acontecimientos pasan demasiado rápido, se va de la felicidad y seguridad absoluta, al desencantamiento y culpabilidad, con la rapidez de una llamada a larga distancia.

    Aunque todo el asunto del alejamiento pareciera ser "aparentemente normal" creo que debe tener una razón profunda, no puede ser que ambos estén tan sensibles con respecto a la relación que cualquier frase se convierta en el detonante de una pelea.

    Ya quiero saber qué sigue! Se pondría ella celosa por el viaje? (sería de algún modo, una consecuencia lógica de la situación).

    ResponderEliminar