04 febrero, 2010

Tan cerca, tan lejos - Parte I

Caminé más lento. Ese puente aereo, ese pequeño puente parecía inmenso de un momento a otro. Ese reloj que no paraba de andar de un momento a otro frenó en seco y parecía no moverse. A que hora me convertí en un minúsculo e insignificante ser? En que momento pasé de tenerlo todo en la vida y ahora sentir que todo me hacía falta? Un par de lágrimas bajaron de mis ojos y se posaron en mi cara. Esperé un momento en el puente aéreo. Me senté y vi pasar los segundos, esos primeros eternos segundos sin ella a mi lado.


Por fin volví a tener fuerzas para salir, montarme en el carro y arrancar hacia mi casa. De mi mente no salían todas sus sonrisas y lo delicioso que fue tenerla una semana a mi lado. Es increíble como alguien puede influir en la vida de otra persona de semejante manera. Cuando regresé a mi casa mis viejos vieron mi cara y quien más que ella, mi mamá se sentó en el borde de la cama donde estaba recostado (pasmado). Me tranquilizó de cierta manera.  Y me hizo caer en cuenta que si ella hizo semejante esfuerzo por venir hasta la capital, era por que también se moría por estar conmigo. Algo tan importante en ese momento para mi, pues aún la idea que ella volviera a Medellín donde tenía a "alguien más" me estaba comiendo por dentro además de la soledad que ahora sentía sin ella a mi lado.


Ya más tranquilo recibí su llamada. Había llegado a Medellín y con una voz entre cortada me dijo la falta que ya le estaba haciendo. Morí en vida por dentro. Le pregunté que como iba a bajar, me dijo que su papá la estaría esperando en el aeropuerto de Rionegro. Esta nueva noticia me llenó de susto, quien sabe que le podría decir él. Preguntarle por todo lo que había hecho en Bogotá y por quien se había ido. Yo ya había enfrentado el temor de conocer a la mamá, pero al papá aún me hacía falta.


Comenzó de nuevo nuestra rutina de conversaciones largas. Messenger y celular nuestros mejores aliados. Nuestras webcam hacían que estuvieramos más cerca a pesar de la distancia. Cuando llegó a la casa habíamos quedado de hablar, pues la conversación en el carro con su papá me intrigaba demasiado. Esperé por media hora, que era lo que demoraba el trayecto hasta su casa desde el aeropuerto. Y exactamente a los treinta minutos sonó mi celular. "Hola, qué te dijo? Cuéntamelo todo..."

11 comentarios:

  1. Sabes? Me encanta! Describes sentimientos de mmanera magistral!
    Agué ojo con este post!!!!!!
    Quiero saber, pero YA! Qué dijo el papà!!
    Weee intriga!

    ResponderEliminar
  2. Dioooos!
    que le habrà dicho!??
    Ay Diooog mio!!
    tupale con el otro post!!
    que susto el tuyo!!

    D:

    mejor dicho!!
    que forma de escribir Cami ! :)
    sabes que me encanta la historia!
    pero màs el còmo TU la escribes!!
    :D

    ResponderEliminar
  3. AShhhhhhhh si veees otra vez nos dejas a la espera de un nuevo post, me muero por saber que le dijo el papá.

    Me encanta como escribes, porque logras que imagine la historia y me emocione con cada palabra con la que describes lo que sientes!

    Espero mañana encontrar el post!

    ResponderEliminar
  4. tu cuentanoslo todoooo... jajaj quedamos con mucha intriga!!!
    Que bueno es leerte ... con cada letra que escribes me vas envolviendo mas en la historia!!
    Esperando nuevo post..

    ResponderEliminar
  5. Porqué yo muero de amor cada vez que leo esto???
    Es divino!
    Que nervios preguntar que fué lo que pensó el papá del viaje.....

    ResponderEliminar
  6. Esa sensacion del vacio, del tenerlo todo y nada al mismo tiempo, las lagrimas y la soledad despues de la felicidad, los contrastes de un amor lejano, lo que le da la intensidad a esta historia, seguro que de haber estado juntos, la rutina, la monotonia, no les permitiria saborear con tanta intensidad, cada detalle de esa relación.

    ResponderEliminar
  7. me muero por saber qué le dijo el papá y además por saber que pasó con la otra persona que atormenta a nuestros personajes

    ResponderEliminar
  8. No me he podido sacar de la mente esta historia por estos días, con la sensibilidad a flor de piel y leer esto no es tan buena idea.
    Por qué te encanta dejarnos intrigados?? Eres un malvado ;)

    ResponderEliminar
  9. Cami, literalmente, se me ERIZÓ la piel... No sé cómo haces para hacerme sufrir, llorar, reír y ser feliz con cada momento que viviste con esa relación. Logras que me ponga en tus zapatos y que no deje de preguntarme cómo siguieron las cosas... ¡el otro post!, por favor...

    ResponderEliminar
  10. no se porque, cada uno de nosotros nos sentimos como parte de la historia, todos sentimos, amamos, nos ilusionamos y lloramos junto con los personajes...

    en espera de otro nuevo capitulo

    ResponderEliminar
  11. GRACIAS!!
    PORQ ESTAS ESCRIBIENDO MAS SEGUIDO, NO TE IMAGINAS COMO ME TIENES AQUI PEGADA DE LA SILLA TODOS LOS DIAS, CON ESTA HISTORIA TAN LINDA.
    IMAGINAT Q TU HISTORIA ESTÁ MEJOR Q EL LIBRO Q ESTOY LEYENDO.
    ESPERARÉ EL PRÓXIMO...

    ResponderEliminar