24 enero, 2010

La tercera cita - Parte IV

Todos ellos empezaron a llegar, mis tíos con sus familias fueron entrando y a cada uno le presenté a mi "amiga". Yo aún tenía en mi cabeza muchas confusiones, pues nunca habíamos formalizado nada pero tampoco eramos menos que un noviazgo. Eso la hizo dudar.


Mi familia se compenetró demasiado con ella y es que son bastante habladores, pero además su timidez, la de Clara, la hace una persona vulnerable a sus burlas, a hacerme quedar mal en frente de la persona que yo presentaba. Llegada la hora de comer la hicieron sentar entre mis tíos y ella sola. Todos mirándola y hablando con ella, interrogándola un poco más de su vida, o montándosela con cualquier papayaso que les diera, yo mientras tanto entraba a la cocina y atendía la mesa, servía la comida, las bebidas, todo. En cada salida a la mesa ella me miraba con ese rostro de ternura, esos ojos que me decían: "Quédate conmigo" y yo con cara de "no puedo" volvía a la cocina donde tenía que colaborar.


Sé que ese fue un momento incómodo para ella, pero su sentimiento por mí en ese momento podría soportar cualquier presión.


Así pasamos una tarde deliciosa junto a mi familia y lo que más me gustó fue la forma como Clara entró en mi familia. Se hizo querer por todos y cada uno de los individuos que componen mi familia. Aunque ella siempre creyera que no fue así.


Se fue el domingo y con él el primer día que estábamos juntos.


El lunes siguiente, en la mañana preparé el desayuno y le pregunté por todos los planes que le tendría, cual le gustaría realizar. Ella afirmó que ir a conocer el centro. Le dije que entonces nos quedaramos en la mañana y que en la tarde, luego de almorzar salieramos a recorrer la ciudad. Y así lo hicimos, estuvimos en la mañana hablando, organizandonos y mirando que podríamos hacer en el centro. Almorzamos y luego de eso mis viejos y mi hermana iban a salir. Yo les aseguré a ellos que también saldríamos, y se fueron confiados que así sería. Empezamos a organizarnos y con el apartamento solo, nuestros besos y deseos inmersos en nuestros sentimientos empezaron a actuar en nosotros.

7 comentarios:

  1. En definitiva esos encuentros familiares son siempre asi. Lo digo yo que vengo de una familia grande!! Pero el "superar la prueba" es importante para los dos. Lindo detalle el del desayuno. Linda familia haberse portado asi.
    Ahora el regaño: por qué te demoraste tanto en escribir?? Aahh???
    Espero siguiente post R A P I D O

    ResponderEliminar
  2. Que nervios!
    Ella solita en medio de toda la familia, pero....Pasó la prueba!
    Obvio habia que tener planes....
    El desayuno: Divino!
    Aunque lo mejor se viene después del almuerzo!
    Ahora, a seguir esperando la continuación de la historia....Me encanta!

    ResponderEliminar
  3. Awwww pobrecitaaa!
    uno se siente como una hormiga con toda la familia del "amigo" haciendo preguntas...
    queja 1: te demoraste mucho!
    queja 2: quiero maaassss!!!!

    ResponderEliminar
  4. Eso de ser el centro de atención en una familia grande es mortal, pero como solo tienes una oportunidad para causar una primera impresion , te aguantas todo, asi estes por dentro "comeme tierra", yo confieso que soy de las Tias que se la montan a los novios o novias de mis sobrinos y sobrinas.

    ResponderEliminar
  5. Bueno y se paso la prueba. Que nervios tan horrible, lo unico que ella queria era q por lo menos te sentaras al lado, asi habria sido mas facil, pero ni modo le toco solita. Pero bueno apesar de la pena y eso, nunca se sintio mal, sobre todo por tu abuelita que es hermosa y gracias a tu padrino. Creo que volveria pasar por esa misma situacion, pues valio la pena.

    ResponderEliminar
  6. que ssuto es conocer a una familia grande, uno quiere que se lo trague la tierra, no sabe de que hablar, que decir, no sabe si los comentarios seran los apropiados.. pero creo que es mas facil todos de una, que de uno en uno..

    rico que haya caido bien a todos.. eso hace crecer mas el sentimiento

    ResponderEliminar
  7. Tarde, pero lo leí.

    Me imagino lo incómoda que tuvo que haber sido para Clara la situación en la que se encontraba, no porque tu familia la hiciera sentir mal, sino por aquello de la "oficializada" (tuviera o no ese nombre en ese momento), siempre va a ser difícil... Algunos sienten que no van a encajar, pero todo lo hace los nervios... Qué bueno que tu familia la haya recibido con las puertas abiertas de par en par...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar