11 enero, 2010

La tercera cita - Parte III

Ella sonrió y apresuró el paso, corrió y yo a lo lejos también lo hice para apresurar el encuentro.


Fue un abrazo inmenso, un beso desgarrador. Fue un beso eterno que pudo detener todo el puente aéreo sin importarnos que estuviera pasando más que mis labios unidos a los suyos. Sonreímos demasiado y no parábamos de observarnos cada segundo que nos tuvimos cerca. Fuimos al carro, tomados de la mano y yo cargando sus maletas (Una negra inmensa de viaje y un bolso de estudiante). Nos montamos en el carro y partimos hacia mi casa. Rodando por la ciudad me contó muchas cosas que habían sucedido en su casa con respecto a su viaje, muchas preguntas y muchas dudas, pero todo dentro de lo normal. Yo le conté que cuando había salido a recogerla ya habían empezado a llegar mis familiares y de una vez aproveché para prevenirla, pues no creo que ella tuviera claro que eran demasiados.


Subimos por el ascensor y ese era uno de los momentos que más me gustaba. Esos besos de ascensor son inolvidables, mucha pasión. Llegamos al piso indicado y descendimos de este. Abrí la puerta y al entrar habían llegado solo mis tíos y abuelos por el lado de mi mamá. Entramos, y mis viejos salieron de la cocina con gran expectativa, a saludar a la mujer por quien había cambiado mi vida a grandes sonrisas y miradas de sueños. Los presenté, - "Pá, má les presento a Clara María" - ellos "Mucho gusto, bienvenida". En su rostro, Clara reflejaba mucho temor, se nota que se moría de los nervios. Dejé su maletota  en mi cuarto y salimos a hablar con mis abuelos. A mi abuelita le encantó esta mujer, entre ellas hubo una de esas conexiones cósmicas, inexplicable, pero hicieron una amistad inmediatamente, mi abue se moría con su ternura y delicadeza, con todo su carácter y Clara se derretía por mi abue. Pero ¿quién no de moriría con mi vieja si es lo mejor?. Clara recordó que traía algo para mi mamá, fue y lo sacó de su morral. Eran unos posa-vasos muy bonitos con frutas pintadas en el fondo. Detalle con el que mi vieja quedó muy sorprendida, pues era la primera mujer que yo les presentaba que tenía un detalle con ella.


Yo estaba feliz por tenerla ahí, mi abuelita hablaba con ella mientras yo atendía a los pocos invitados que habían llegado. Mi hermana se sentó a su lado y comenzaron a hablar, a conocerse un poco. Lo que Clara no sabía era lo que vendría cuando llegaran mis tios y sobre todo mi padrino.


- - Nota del autor: Dedicado a mi abuelita y toda la hermosura de su ser- -





12 comentarios:

  1. Me encantó como describes el encuentro en el puente aéreo!!! mucha ternura, mucho amor!

    Defintivamente las familias definen a las personas!!!!! qué bueno que la abue y Clara se la llevaron bien... eso es determinante...
    Ahora supongo que llegarán los tíos y los primos, y el padrino la sacará a bailar!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantó como describes el encuentro en el puente aéreo!!! mucha ternura, mucho amor!

    Defintivamente las familias definen a las personas!!!!! qué bueno que la abue y Clara se la llevaron bien… eso es determinante…
    Ahora supongo que llegarán los tíos y los primos, y el padrino la sacará a bailar!!!

    ResponderEliminar
  3. La descripción del encuentro en el Puente Aereo es perfecta!!!
    Por experiencia creo que lo mejor que pudo pasarle a Clara fué haber conocido a tus papás sin tantos alrededor (es intimidante encontrar la familia completa y expectante).
    Ahora solo falta conocer la reacción de los demás, aunque creo que ya está la aprobación más importante, y saber como contínua esta historia de amor.

    ResponderEliminar
  4. me imagino esa escena del puente aereo en camara lenta... no importa nada mas solo los dos.

    conocer a una familia a mi manera de ver es una de las cosas mas intimidantes y atemorizantes, que bueno que cayo bien y fue muy bien recibida, de otra manera creo que las cosas hubieran sido muy diferentes

    ResponderEliminar
  5. cada capitulo es mejor q el anterior, gracias por compartir un pedazo de su vida

    ResponderEliminar
  6. Cami, me enamoré aún más... Me quedé pensando en ese beso en el ascensor...jajaja... Me imagino cómo te lo gozaste... Son lo mejor... Una vez más, gracias por compartir tu vida con nosotros.

    ResponderEliminar
  7. Esos son los mejores moments, esa espera, esa ansiedad por poder besar a la persona que amas y poder estar con ella. Lo mejor, es que aprecias cada minuto con ella y asi valoras cada instante a su lado. .......Pobre como se sentia de intimidada con tanta gente sentada esperando a ver quien era la mujer que habia viajado para estar contigo.

    ResponderEliminar
  8. JEANNETH ARANGUREN15 de enero de 2010, 16:26

    CADA VEZ Q LEO UN CAPITULO ME TRANSPORTA A UNA BRUMA CALIDA, DONDE EL TIEMPO SE DETIENE Y TODO OBEDECE A UNA MELODIA DE SENTIMIENTOS SALIDOS DE UN MUNDO CONTAGIADO DE TERNURA Y QUE EL AMOR EMBELLECE LA PALABRAS Q SALEN DE UN CORAZON.
    !Q HERMOSO! EL CAPITULO DE HOY.

    ResponderEliminar
  9. Que ternura tu abuela, y bien por ella llegar con detalle para la suegra, me imagino el resto de la familia tan acogedora como tu.

    ResponderEliminar
  10. Estuve tan desconectada de Mil para siempres, me sorprende gratamente que la historia avance de forma positiva... parece que Clara tuvo buen impacto, me imagino su ansiedad en el momento y la comprendo, ganadora ella con su forma de ser!

    ResponderEliminar
  11. Señor Camilo Andrés, ud. se ha descarado de una forma!! queremos #milparasiempres & de manera urgente!!!!

    ResponderEliminar
  12. aaawwhhhh!!! Que historiaa!!! Y concuerdo contigo que los besos de ascensor son los más deliciosos :P

    ResponderEliminar