01 noviembre, 2009

Por fin te ví - Parte II

Jugaba fútbol, corríamos detrás de un balón, no éramos muchos realmente, apenas unas 12 personas para los dos equipos, aproximadamente las 3 pasadas de la tarde cuando vi subir a Marg, venía acompañada de alguien que confundí con otra “amiga” y como a Marg no la veía  hace rato, interrumpí el juego con mis compañeros por un minuto para ir a darle el abrazo que a toda amiga que se deja de ver por un tiempo se le debe dar… Y saludé a Clara de pico en la mejilla y pensando que era nuestra otra amiga… Seguí jugando y ellas se pararon a un lado de nuestra improvisada cancha para vernos jugar… En eso me di cuenta de mi error, pues a quien había saludado de forma natural y como conocida, era una mujer de un cuerpo hermoso, cabello largo y sonrisa divina… Su mirada, tímida y picara me seguía mientras jugaba, yo la veía de reojo y cada vez que la miraba me parecía más churra. Era increíble que esa mujer tan hermosa fuera la mujer con la que tantas noches había hablado por Messenger y que estuviéramos llamando seguidamente… Ah, claro Marg no tenía ni idea que luego de presentarnos de forma virtual todo esto había sucedido y por eso también teníamos que mantener cierto grado de “distancia”.

Mi partido continuó por media hora más, mientras entrabamos nuevamente a clase (mi sentido de responsabilidad alto). Marg tenía que continuar sus visitas a sus viejos amigos y era perfecto, pues yo salía de clase y podíamos irnos a tomar un par de cervecitas luego… Y así fue, fuimos a clase, recuerdo que era una como de economía, pero nunca lograré recordar que vimos en esa clase, pues no dejé de pensar en esa hermosa mujer que conocía de letras y que ahora había visto como un sueño perfecto hecho realidad... A mi lado, en clase se sentó Jorge, el más parcero de los compañeros que tuve en toda mi carrera. Él hasta cierto grado de la carrera, fue mi confidente y sabía casi cada una de las cosas que pensaba, y pues claro a quien más le iba a comentar “que tal lo churra de la amiga con la que vino Marg ¿no?” a lo que él me confirmo mi idea… Así q no era solo yo, a muchos ese día nos pareció bonita y además “paisa” (y agrego esto porque más adelante me daría cuenta que las paisas se volvieron mi criptonita, mi debilidad)

Salimos de clase y todos los que conocíamos a Marg íbamos para un bar que quedaba cruzando la avenida por la que transita el transmilenio y donde Marg ya había adelantado un par de buenas cervezas con un amigo y obvio con Clara… Llegamos, nos saludamos nuevamente todos y no sé si fue el destino o una extraña coincidencia pero la ubicación como quedamos sentados nos permitió que Clara y yo quedáramos uno al lado del otro, circunstancia que aumentó mi nerviosismo… Hablamos delicioso ese día entre todos, con la gente de la universidad y Marg, sus ocurrencias y cada una de sus locuras que segundo tras segundo se le ocurrían y nos sorprendían. Pero a pesar de ese diálogo comunitario, a pesar de la conversación colectiva, yo sentía su mirada tímida sobre mi lado izquierdo pasar una y otra vez (sentimiento que cada vez me ponía más y más nervioso) hasta que no aguanté más, le dije a Jorge que si salíamos a buscar un cigarrillo, a lo que Marg también me arrancó. Afuera fumando Marg me averiguó cómo iba la vida, cómo estaba todo en mi vida. También hablamos de su viaje y lo largo que había sido; hasta que llegó el tema: Clara. Me preguntó ¿cómo me había parecido? Y mi timidez y yo respondimos que estaba querida (sencillez y respeto) aunque por dentro lo que quería responderle era: está buenísima, divina, hermosa, perfecta, me encanta demasiado… y ahí terminó el tema...

6 comentarios:

  1. aunque incumplido y no pensaba dejarte comentario por eso........ me quedo sin palabras, solo se que siento como si estuviera ocurriendo nuevamente y mi corazon palpita muy rapido

    ResponderEliminar
  2. Timidez..no entiendo como se es timido con alguien a quien le has contado tus gracias y desgracias por msn, a eso yo le llamaria Quimica

    ResponderEliminar
  3. Clarroooo que es timidez.... y es lo más tierno... Sobre todo el tema en la mesa del bar....
    Me encanta... leer esta historia, m trae muchos recuerdos propios vividos a esa misma edad!!

    ResponderEliminar
  4. Timidez no creo, creo que mas bien es prudencia; ya la timidez es una barrera que desde el principio se habia logrado pasar, solo se esta buscando la mejor ocasion, o el mejor momento para realizar las cosas... aunque confiezo que gran fuerza de voluntad, yo en tus zapatos ya habria hecho miles de cosas mas.

    ResponderEliminar
  5. Lo único que se me ocurre en medio de una historia tan linda es: ¿porqué tenías que sudar justo antes de conocer a la persona que te tenía trasnochando por meses?

    ResponderEliminar
  6. lo sabiaaaa... no me equivoque con aquello del primer encuentro, siempre hablamos de la sonrisa perfecta y la mirada q cautiva. Que penso ella de ti???

    ResponderEliminar