24 noviembre, 2009

El Regalo - Parte II

Su confesión sobre el libro me quedó retumbando en la cabeza. Ella lo quería y yo simplemente deseaba hacerla felíz así que me dediqué a buscarlo. Pero a medida que Diciembre llegaba a su climax (la navidad), nos estábamos hablando menos. La primera semana fueron los siete días, uno detrás de otro, hasta las madrugadas. La siguiente semana solo fue un día el que pudimos hablar y de una extraña manera nos fuimos enfriando. Pero la tercera ya no apareció. Era entendible, porque cada uno tenía su vida, ya que en estas fechas especiales del año la familia es una prioridad, pero ¿¿¿Para desaparecerse de esta forma???

Claro yo también tenía mis cosas y mi familia es muy extensa, cosa que complica mi vida social por esas épocas. Todas las noches hay reunión, hay foforro, hay rezadera, hay navidad. Y Clara en las noches era que se conectaba. Si, las circustancias no colaboraban, nuestros horarios se cruzaron y por más de quince días ninguno supimos nada del otro.

Mi plan, cada vez que veía una librería era entrar y preguntar el libro que ella tanto deseaba. Si era un Best Seller y estaba agotado, pero estaba en Bogotá y fijo debe estar en cualquier parte, la que menos se espere. El 23 de diciembre, de una forma extraña entré en una librería refundida en el tiempo, ese olor a libro guardado, a tinta gastada, ese peculiar color tenue característico de almacenar miles de libros en algunos pocos estantes y los demás por ahí. Si, esa fue la librería donde encontré ese preciado regalo con el que iba a poder demostrarle no solo que, lo que me haya costado, era lo que ella me podía  interesar, sino que las cosas que me decía, aunque fueran pequeñas eran importantes tanto para ella como para mi. La tenía siempre presente. Le ponía cuidado a cualquier pequeño detalle para aprovecharlo y poder descrestarla. Sutil, pero simplemente encantador.

Amanece el 24 de diciembre, me levanto con una extraña sonrisa en el rostro, tenía una sola cosa pendiente por hacer, que por cuestión de tiempo no se había logrado, pero ese era el día perfecto para poderlo hacer. Luego de recorrer varias librerías de la ciudad encontré el libro que Clara deseaba con esa extraña pasión que yo no entendía. Lo tenía en mis manos, decidí empacarlo pero no sin antes escribirle en la primera hoja:

"Clara:

A pesar de la distancia, a pesar de las dificultades, este es el primer sueño que puedo llegar a cumplirte.

Que esta navidad sea muy especial para ti y toda tu familia

ATT: MI FIRMA"

Así lo empaqué (bueno, tengo que confesar que mi vieja me ayudó) pedí prestado el carro y salí a buscar cómo enviar ese regalo que tanto me había costado conseguir. Un buen sobre de manila, el costo del envío y así se fue...

7 comentarios:

  1. aaaa no se vale me dejaste con ganas de mas, lo recibio? le gusto tu detalle? sera esperar la proxima entrada jeje

    ResponderEliminar
  2. Se me paró la respiraciòn.. Algo tiene este capìtulo que me enamoró.... Ya venia en camino... Sabía que iba a pasar y con este.... Zas!! Me terminaste de consquistar!!!!
    Me encantan las personas -y personajes- que cumplen deseos y toman atenta nota para dar sorpresas!!! Quiero saber qué cara hizo clara... Como abrio sus ojos cuando vio el regalo!!

    Amo este post y a ti un poco mas por escribirlo

    NatyMH

    Pd: me fascina el olor a libros guardados!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantò!! ...

    Quiero saber lo que pasò!
    Cumplir los sueños propios es fascinante!
    pero los de otra persona te hacen mas feliz aùn!!
    Esos detalles demuestran que puedes pensar en otras personas antes que en ti mismo... esas cosas! superan hasta lo no imaginado! y si Dios te puso al lado de Clara! fue para algo grande!! ... cumplir aunque fuese uno de sus sueños!!

    :) Espero pronto la proxima entrega!! =D

    ResponderEliminar
  4. Que lindo, la búsqueda incansable de algo para hacerla feliz, eso enamora a cualquiera.

    Este blog dan cada vez más ganas de leerlo, es esa historia que te envuelve y quieres ni puedes salirte hasta saber el final.

    ResponderEliminar
  5. Me fascinaaa cada vez es mas romantico mas inspirador, que tal esa parte de "...ella lo quería y yo simplemente quería hacerla feliz" yo con esa me mori,

    Pero rematas con esta.."las cosas que me decía, aunque fueran pequeñas eran importantes tanto para ella como para mi.." divinoo, esta historia cada vez mejor, esperando la proxima entrega con mas ansias cada vez, te felicito.

    ResponderEliminar
  6. Creo que el momento es muy propicio para escribir este post acercandose a la navidad y siempre esperando finales felices en esta época.
    Lo del libro va mas alla de el detalle, para mi este regalo es una forma de estar presente , de estar a su lado, de sentir un caricia por cada página que se lea.
    A veces los regalos no son simplemente regalos, son una parte de nosotros que viaja hasta las manos de esa persona para la que han sido comprados , que es tan pero tan especial.
    Esa Lejanía de Clara a la que te refieres es el hilo conductor del momento.
    Aqui es donde quedamos intensamente adheridos a la historia... cual es la realidad de Clara...

    ResponderEliminar
  7. amo los detalles.. y mas que el regalo en si, es lo que demuestra , interes.. amor, y compromiso..

    me encanta la historia y quiero saber mas..

    ResponderEliminar