28 octubre, 2009

Te conocí - parte III

Fueron muchas noches, el mes entero en el que nos entregamos al diálogo, a la conversación algunas veces profundas, algunas veces banales, pero así nos conocimos muy a fondo sin siquiera habernos visto... y solo una foto...

Luego de un mes de mucho diálogo virtual me decidí pedirle su teléfono, claro tarde, pero mi timidez era más fuerte que yo y ya saben como es eso... su número era extraño, tenía muchos cincos en él y por esto se me hizo tan fácil de recordar. Esa noche, recuerdo bien que pensé mucho en marcarte apenas nos despedimos por messenger para saber simplemente como hablabas y darte las buenas noches, pero fue difícil, no querer parecer que me estaba muriendo por vos era muy complicado... A la mañana siguiente, tenía un hueco en las clases de la universidad, fue el momento preciso para sentirme indeciso, nervioso, con el corazón en las manos y el estomago como si estuviera repleto de mariposas que reboloteaban y no se quedaban quietas ni un solo instante... lo pensé mucho, le di vueltas y vueltas hasta que por fin me decidí, me alejé de los compañeros con los que me la pasaba e hice la primera llamada marqué en mi celular 315-555 5x xx el teléfono repico una vez, dos veces, tres veces... Mmm... Pues sí, la triste historia de mi vida... ella no contestó... Pero yo tengo una teoría (tenía) y es que a las mujeres que me interesan siempre habrá que marcarles dos veces, pues usan carteras o maletas tan grandes y con tantas cosas que para ubicar el celular hay que darles tiempo y era claro para mí que esa era mi oportunidad de hablar con ella y por fin, luego de tanto tiempo voy a oír su voz... marque de nuevo, repicó una... dos... tres veces...

- Aló?- respondió una voz suave, dulce, acento paisa, una voz que me hizo pensar "OH - POR - DIOS que voz tan hermosa" y decir - Hola, hablas con Camilo, ¿cómo estás? - ¡¡tengo que confesar que es extraño!! Pues en medio de mi timidez se podría decir que esa frase que pronuncié salió como debería haber sido, mi voz gruesa, medio matadora, pero muy mía... Pues sí, esa frase abrió las puertas a casi media hora hablando con ella por celular (a pesar de lo costoso que podría llegar a ser para mi, pues mi línea era prepago y de otro operador diferente al que Clara tenía) y salió tan bien que yo tenía que colgar porque tenía clase y nos pasó como cuando hablábamos por messenger, no queríamos dejar de hablar, no queríamos que la noche terminara para nosotros, no queríamos que el mundo girara más sino seguir ahí hablando, compartiendo con ella lo que yo era, compartiendo mi voz y mis pensamientos con ella y poder oír los de ella y su hermosa voz... pero así, con esas ganas que ya nos teníamos de seguir hablando, nos tocó colgar pues yo tenía clase y ella también tenía sus cosas por hacer...

Yo se que sonó muy convencido saber que no me quería colgar, pero es que fue evidente saberlo cuando antes de terminar el día escuché timbrar mi celular y era una llamada de ella... Y acá tengo que hacer una gran explicación pues ella tenía un plan de minutos en el que tenía muchiiiisimos minutos, y yo tenía que a duras penas comprar varias tarjetas para poder hacer llamadas... Así que si con mi llamada nos demoramos como 45 minutos hablando, con la llamada de ella la conversación se extendía mucho más. Una hora, y fue perfecto, ella sonreía mucho, yo lograba achantarla como me encantaba hacerlo y hablábamos delicioso... colgamos y continuamos hablando conectados por el messenger y estoy muy seguro que nuestras noches se alteraron demasiado desde el momento en que empezamos a escribirnos (de eso un mes) pues nuestro horario se había convertido hasta las dos de la mañana y al otro día juntos teníamos que madrugar...

Muchas llamadas a partir de ese día, fueron diálogos interminables de minutos escasos para todo lo que teníamos que decirnos en esa época y a pesar de eso, cuánto hablamos... Conversaciones perfectas que terminaron por ilusionarme con conocer a una persona que había visto en una foto pero de la que conocía todo lo que habíamos podido escribirnos y decirnos en esos meses que duramos trasnochando, hablando y redactando nuestras vidas el uno al otro...

4 comentarios:

  1. Cuando se trata de una mujer, como regla deberian por lo menos intentar dos veces. Sobre todo si se trata de buscar en el bolso de Clara, donde se pierde su celular en medio de papeles, maquillaje y su perfume (que nunca le falta). Por eso aun hoy todavia te dice que le insistas.

    Eres un convencido, aunque tienes razón esa voz gruesa que describiste siempre que la oigo siempre ha derretido a Clara. Largas conversaciones tuvieron y aún con los minutos de Clara, nunca fueron suficientes y siempre se pasaban. Estoy segura que aun podrian sostener aquellas conversaciones.

    Bueno y tengo una queja!!!! te demoraste mucho en subir esta parte. Me aburri de esperarlo y me acoste a las 12 y me hiciste madrugar solo para ver si ya estaba.

    ResponderEliminar
  2. Uno por día, acuerdate!!! Además estás escribiendo extraño, te comes las palabras o las pones en desorden, me toca hacer mucha interpretación para poder luego corregir esos coments CAM... Tienes que revisar antes de darle submit comment!!!
    Creo que vale la pena algo de esfuerzo, pues yo lo hice escribiendo...

    ResponderEliminar
  3. una sola llamada puede congelarte el aliento, llevarte al cielo o simplemente matarte por dentro... y mas si es de esa persona que te hace soñar.

    ResponderEliminar
  4. La mejor parte de fijarse en alguien es el proceso que se da de enamoramiento

    ResponderEliminar