21 agosto, 2008

Senza fine - Sin final

Cuentan los q cuentos cuentan q esta historia se narra en tiempos milenarios, dnd la abundancia se divisaba por do quier, carruajes y carrozas decoraban el pueblo lleno de castillos, duques, princesas, príncipes y reyes... Todos magnánimos y buenísima onda, trabajando pq su reinado siempre se destacará por su brillantez, sus infinitas enseñanzas, por su pensar y sabiduría bn trabajada, reyes q grandes eran no solo a la luz de sus hijos sino de toda la comarca q les rodeaba...


Ella, nuestra princesa d la historia, con grandes ojos, brillantes, verdaderos, transparentes y puros como el agua q por allí rebosaba es la protagonista d una historia d amor y d ese amor q hoy les vine a contar... Él, un  Duque fantasioso, protagonista d grandes hazañas a la hora d atravesar su juventud, común pero trabajador, errante como cualquier ser humano, con un potencial infinito y guardado solo para ello q más le gusta: VIVIR q es irónicamente eso q lo mata en la vida...Disfrutar su vida...


Gira y gira la vieja tierra, y una larga noche d un mes eterno dnd rondaba la perfección en su relación el duque, idealizado por ella como el perfecto caballero d la corte d su corazón, en pastales inmensos d la comarca dnd una luna radiante y preciosa le guiaba, humanamente posible equivoca su rumbo y encuentra q al irse por un camino oscuro, negro y frio podría encontrar algo q ni a él se le había perdido, algo q no buscaba, solo q por la vida misma, esa q disfruta vivir, esa q lo enamora, en este preciso momento le estaba jugando el peor movimiento de su vida... Eran pastales nunca recorridos, eran caminos negros y confusos d los q él decidió enfrentar y d los cuales nunca regresó pq perdió su rumbo... Dicen q a lo lejos, en la entrada a estos caminos se oye un corazón delirante, triste y cabalgante q grita con todas sus fuerzas por regresar a una comarca q le había brindado ser su príncipe, q le había abierto sus puertas a la posibilidad d ser un rey y del q ya era un noble caballero del corazón d esa princesa q hoy, cree él, aún lo llora, añora y lamenta por haberle perdido...


Cree él dsd la distancia, q recorriendo el camino d regreso al bien, siempre se ha encontrado, ya q su corazón lo guía como una brújula poderosa hacia la perfección q necesita para salir d estos caminos tristes, grises y marcados por la soledad y el desaliento... Así solo espera q al llegar a esa comarca q tanto extraña, q le revienta d alegria cada q la piensa, la imagina o la toca por momentos, sus ojos llenos d lagrimas sean bien recibidos por ella, la única dueña de su AMOR para q estas se conviertan en lágrimas de felicidad... y así ser por siempre el caballero de su corazón...


Pero regresará? o será una historia sin final... El amor todo lo puede, digo yo, así q pronto les quiero contar el final...


Esta canción es la q ella canta noche tras noche en su recuerdo, y él canta, tararea a cada momento cndo su corazón le permite delirar e imaginar ese mundo Juntos...



Senza fine...
Tu trascini la nostra vita
Senza un attimo di respiro
Per sognare
Per potere ricordare
Ciò che abbiamo già vissuto

Non m'importa della luna
Non m'importa delle stelle
Tu per me sei luna e stelle
Tu per me sei sole e cielo
Tu per me sei tutto quanto
Tutto quanto io voglio avere
Senza fine...

Senza fine, tu sei un attimo senza fine
Non hai ieri
Non hai domani
Tutto è ormai nelle tue mani
Mani grandi
Mani senza fine
Non m'importa della luna
Non m'importa delle stelle
Tu per me sei luna e stelle
Tu per me sei sole e cielo
Tu per me sei tutto quanto
Tutto quanto io voglio avere
Senza fine...

2 comentarios:

  1. tu tienes esa forma de escribir las cosas, que hacen que se mueva todo en el interior!! Qué buena historia esta que traes del viejo blog al nuevo!!!

    ResponderEliminar
  2. que buena cancion... me gusta como escribes

    ResponderEliminar